COMO CONSERVAR MEJOR LA ROPA

Conservar la ropa en buen estado es tan sencillo como observar las etiquetas y actuar de acuerdo a las advertencias que nos indican. Al principio te parecerá que te quita tiempo. Pero enseguida te acostumbrarás y te ahorrará más de un disgusto.

Algunos consejos prácticos

Antes de empezar

  • Separa la ropa por colores y temperaturas.
  • Vacía los bolsillos, cierra las cremalleras…

En la lavadora

  • Comprueba si destiñe una prenda de color al lavarla por primera vez.
  • Utiliza un detergente sin blanqueadores para la ropa de color.
  • Utiliza agua caliente sólo para la ropa blanca.
  • Lava las prendas delicadas en una “bolsa de lavado”
  • Distribuye bien el jabón para evitar manchas, si lo echas directamente en el tambor.
  • No llenes demasiado la lavadora.

A mano

  • Utiliza detergente líquido en pequeñas cantidades.
  • Utiliza jabones neutros para las más delicadas.
  • Distribuye bien el jabón para evitar manchas.
  • No dejes la ropa en remojo, ni la retuerzas.

Si vas a la tintorería

  • Si la prenda tiene dos piezas llévalas juntas por si sufrieran algún cambio de color.
  • Revisa bien los bolsillos, arregla los botones flojos y las costuras descosidas.
  • Al llegar a casa, quítale la bolsa de plástico para que se airee.
  • Fíjate bien en los símbolos de la etiqueta antes de aplicarla.
  • La lejía desgasta las fibras de las prendas. Es preferible utilizar blanqueadores.
  • Si la usas para lavar a remojo, sólo en frío y durante una hora como máximo.
  • Evita la exposición directa al sol. Apelmaza la ropa.
  • No tiendas la lana en vertical. Colócala sobre una toalla que absorba la humedad.
  • Clasifica la ropa según la etiqueta y empieza con la temperatura más baja.
  • Humedécela ligeramente antes de plancharla.
  • Plánchala por la parte interna. Por la exterior adquirirá brillos.
  • No guardes la ropa sucia en lugares cerrados herméticamente.
  • Guarda las chaquetas o vestidos de fiesta en bolsas para que se conserven mejor.
  • Ventila la ropa de otra temporada si lleva mucho tiempo en el armario.
  • Es mejor dejarla colgada que doblada, si dispones de espacio.
El cuidado en el planchado de la ropa, al igual que en el lavado, ayuda a que tu ropa esté en perfecto estado y te dure más tiempo. Aquí tienes algunos trucos que seguro te serán de gran utilidad.

El cuidado en la ropa incluye desde su lavado hasta el planchado. Usar el detergente más apropiado, el suavizante idóneo y tender de forma correcta tu ropa ayudará que se mantenga en buen estado durante más tiempo. También el planchado es fundamental para el cuidado de la ropa.

A continuación te detallamos algunos trucos que pueden ayudarte:

  • Algodón: plancha la prenda un poquito húmeda con la plancha caliente.
  • Lino: plancha la prenda todavía húmeda con la plancha caliente.
  • Seda: plancha la prenda un poquito húmeda con la plancha templada.
  • Lana (tejida): plancha la prenda seca o casi seca, por el revés, y con la plancha templada o con plancha de vapor.
  • Lana (entrelazada): cubre la prenda con un paño y plánchala cuando esté seca. También puedes utilizar una plancha templada o una plancha de vapor.
  • Acrílico: plancha con la prenda del revés con la plancha casi fría. No uses vapor ni un paño húmedo.
  • Nylon o poliéster: plancha con la prenda del revés cuando la prenda esté casi seca, usando una plancha casi fría, para evitar el brillo en la ropa.
  • Acetato: plancha uniformemente con la prenda del revés de la prenda cuando esté todavía húmeda. Usa una plancha casi fría.
cuidados-para-la-ropa